Archivo de la etiqueta: Gelatina

“Spa & Sushi… Spa at Home”

Celebramos el II Sushi Sorteo… en ésta ocasión compartíamos el premio con Sabah Spa. Una sesión de masaje en pareja seguida de una degustación de Sushi elaborado en el momento.

La afortunada ganadora fue Lorena Gonzalvo, acompañada de su marido Saul Gómez. Antes de comenzar a disfrutar del premio, pudimos charlar un ratito sobre sus viajes y los restaurantes japoneses que habían visitado… Estaban realmente encantados con el premio…

Después de disfrutar de la sesión de masaje para dos, aparecieron muy relajados y dispuestos a probar todo lo que les ofreciera…

Preparado en la mesa tenían atún marinado en Sake y salsa de soja con sésamo blanco tostado; una ensalada de aguacate, salmón ahumado, gamba cocida y huevas con zumo de lima y el salmón “Morimoto” macerado en azúcar moreno y canela…

A pesar de que a Saul el aguacate no le entusiasma, me confesó que le había encantado la ensalada.

Para acompañar la degustación un vino blanco “Oroya” especial para Sushi.

Lorena twitteaba todo lo que estaba sucediendo en la cena…

La primera ronda de Sushi consistió en unos Hosomaki de mango y mermelada de frambuesa junto con unos Maki flameados de bacalao ahumado, mermelada de arándanos y salsa ali-oli… Pude oir a Saul decirle a Lorena que le habían sorprendido gratamente ambos tipos de Sushi.

Continuamos con unos Temari, en este caso un Temari clásico de Otoño en Japón, el Sushi Crisantemo, con gamba cocida, jengibre rayado y mayonesa al Wasabi. Acompañados por un Temari de inspiración italiana, Temari de Carpaccio de ternera con paté de olivas negras y salsa al pesto. El Temari de Carpaccio provocó ciertos comentarios sobre lo rico que estaba…

Y para finalizar unos Gunkan de huevas…

Para terminar unas piezas de Kanten de Sake con frambuesas y rayadura de lima

Durante la cena, no dejaron de decirme lo contentos que estaban con el premio, con poder probar cosas diferentes en cocina japonesa a las que se ofrecen habitualmente en Zaragoza. Puedo asegurar que disfrutaron cada momento del premio.

Fue una sesión de Spa & Sushi muy placentera para todos. Ellos, relajados, satisfechos y contentos con su premio y yo encantado con que apreciaran mi cocina. Seguro que repetimos la experiencia pronto.

2012-10:20 Heraldo-Picoteos-Spa&Sushi
* Reseña de Heraldo de Aragón 20/10/2012

Anuncios

Cocinando con Las López – Mini Sandías

En Agosto vamos a entretener a los niños… jugaremos con la comida!

Cocinando con Las López vuelve a la carga!…

El primer juego con comida va ha ser una variación de la receta de Kanten de zumo de frutas.

Para el Kanten o gelatina, necesitaremos agar-agar, dos limas, una naranja, azúcar, sésamo negro y colorante alimentario.

1.- Pondremos 25 gramos de agar-agar en remojo. Despues de unos 15 minutos, tiramos el agua, escurrimos las hebras de agar-agar y volvemos a añadir agua. Aproximadamente un vaso.

2.- Partiremos las limas siguiendo la dirección en vertical que nos marcan los gajos. Una vez exprimidas con cuidado de no romper la corteza, vacíaremos los restos de las pieles de los gajos que aún se encuentren adheridos a la piel.

3.- Colocaremos varias semillas de sésamo en el fondo de la media corteza de lima.

4.- Exprimiremos el jugo de la naranja y lo añadiremos al que habíamos reservado de lima. Añadimos 6 cucharadas pequeñas de azucar. y colorante alimentario rojo y amarillo. Yo he puesto unas 10 gotas de rojo y 5 de amarillo.

5.- Llevaremos a ebullición el agua con el agar-agar y bajaremos a fuego bajo… dejaremos que se disuelvan las hebras de agar-agar, dejaremos 5 minutos más y añadiremos poco a poco el zumo coloreado.

6.-Dejaremos otros 3 minutos y con ayuda de un dosificador o un cazito, llenaremos con cuidado las cortezas de lima hasta el borde. Con un palillo removemos un poco la gelatina para que se distribuyan las semillas de sésamo.

7.- Dejamos reposar hasta que haya cuajado y las dejamos en el frigorífico hasta la hora de servir. Entonces cada media cáscara de lima la cortaremos por la mitad, para que parezcan las rodajas de mini sandía.

El resultado es una gelatina con 3 sabores… dulce del azúcar, ácido del zumo y con un toque final amargo aportado por el contacto con la piel interior de la corteza.

Pequeñas mini sandias ácidas y refrescantes…

*Con estas cantidades tenemos Kanten suficiente para hacer las mini sandias y llenar otro pequeño recipiente. Yo siempre aprovecho toda la gelatina sobrante cuando empleo moldes, úsandola en moldes improvisados cono pequeños tupper o vasitos. Siempre viene bien una pequeña reserva de gelatina teniendo peques en casa…

** Yo he apoyado las cortezas contra una superficie vertical y he puesto un pequeño cuchillo para sujetarlas y que no se muevan al verter la gelatina líquida. Deben quedar niveladas lo más posible, para que el líquido llegue bien alos bordes por igual.

Aquí podeis encontrar la receta del Kanten o Gelatina con más detalle.


Cena Pilar y Carlos

La cena de hoy era otra pequeña excepción, ya que no suelo hacer cenas para solo dos personas. Pero era el cumpleaños de Carlos y su aniversario con Pilar. Pilar había intentado mantenerlo en secreto, pero al final Carlos terminó enterándose. Pilar dejo completamente en mis manos la elección de los platos que degustarían en la cena.

Al llegar me recibió Onyx, su perra, con una buena sesión de ladridos, pero ya se sabe que “Perro ladrador…” Cuando se calmó un poco, comencé a preparar la cena. Lo primero era lavar y cocer el arroz, marinar el atún, cocer y pelar unos gambones, preparar las brochetas y preparar la ensalada. Cuando Carlos volvió de pasear a Onyx, comencé a servirles la cena… Carlos me avisó que me estaría preguntado todo el rato sobre los platos que les fuera a servir… y como yo estoy encantado de que me pregunten cosas y poder hacer que entiendan o comprendan un poco más la comida japonesa, le contesté que por mi parte estaría encantado.

Antes de comenzar, Carlos probó el Wasabi… ¡Comiéndose un adorno en forma de hojita entero!, incluso los ojos se le pusieron totalmente colorados…

Primero servimos el atún marinado en salsa de soja, sake y sésamo junto con la ensalada de aguacate con gambón cocido, salmón ahumado y huevas, todo regado con zumo de lima…

Prácticamente a la vez les ofrecí las almejas al vapor con Sake y jengibre… Regadas con el caldo de la cocción, quedan muy muy sabrosas…

Continué con unas piezas de piña en Tempura con jamón de Teruel, prescindiendo, como durante casi toda la cena de poner picante, ya que Pilar es bastante sensible a los sabores picantes. Acompañaban a la piña unos gambones, también en Tempura…

El siguiente plato no estaba previsto en el menú, pero decidí incorporarlo como sorpresa, ya que lo había hecho por primera vez, para mi cena, la noche anterior y quedé encantado con el sabor que aportaba la salsa. Basado en una receta de Ferran Adría , les presenté unas navajas Kyoto con una salsa elaborada con setas deshidratadas, jengibre, salsa de soja, cebollino y Sake. Las navajas al escaldarse solamente unos segundos, conservan toda su suavidad. Una vez que desaparecieron del plato, el estupendo sabor de la salsa, hizo que Pilar y Carlos, terminaran mojando la salsa…

A continuación, les preparé el primero de los platos basados en Sushi, haciendo un Maki de bacalao ahumado con mermelada de frambuesa, envuelto en alga y cubierto con salsa alioli flameada… Rápidamente desaparecieron de la bandeja.

Era el turno de un “clásico”: Yakitori de contra-muslo de pollo con pimiento verde y cebolla. Les sorprendió el punto dulce de la salsa… Los brotes de rabanitos que acompañaban a la guarnición de brotes de lechuga roja, rúcula y canónigos, sorprendieron a Pilar por su ligero toque de “sabor a champiñon”…

Pilar comenzó a dar señales de estar comenzando a sentirse llena, así que decidimos pasar directamente al postre. Gelatina de Sake con fresas, completado con un trozo de pastel de chocolate que ellos aportaron, y que me invitaron a compartir con ellos en la mesa junto con una copita de champán.

Dado que ya se daban por satisfechos a pesar de que quedaban un par de clases de Sushi por hacer, decidimos dar por finalizada la cena. Yo decidí preparar un poco de Chirashi Zushi o Sushi “suelto” en el que el arroz se presenta en un bol, en lugar de la tradicional bolita o rollo… Mezclado con salmón ahumado, jengibre fresco finamente picado y sésamo, era una solución estupenda para aprovechar el arroz que había sobrado… Además, así Carlos tenía solucionado uno de los platos de la comida del día siguiente.

A lo largo de la cena Onyx no se perdió detalle de todo lo que estaba cocinando…

Tanto Pilar como Carlos quedaron encantados con la cena. Yo disfruté de una buena conversación mientras se la preparaba y servía. El haber hecho que por un ratito pudieran disfrutar de mi comida, siempre hace que me sienta muy bien al terminar mi trabajo. Gracias por contar conmigo para celebrar un día tan especial y por confiar en mi criterio para la elección del menú. Ha sido un placer trabajar para vosotros .