Archivo de la etiqueta: Flameado

Casting MasterChef

Todo comenzó un poco en plan de broma. ¿A que no te apuntas a MasterChef, el nuevo reallity de cocina de laTV1?… así que ni corto ni perezoso, esa misma noche rellené la inscripción.

A los pocos días me llamaron para confirmar algunos datos, hacerme bastantes preguntas basadas en la ficha de inscripción y confirmar que seguía interesado en el concurso. Debieron gustarles mis contestaciones, porque me remitieron por e-mail un cuestionario bastante más amplio, que una vez completado, sería entregado a la Directora de Casting. 50 preguntas, algunas de ellas con varias apartados, no se contestan en un momento, así que lo envié a la mañana siguiente.

Había pasado un par de días cuando recibí una nueva llamada, para convocarme al casting que se realizaría en Barcelona. 8.000 personas inscritas, y ya solo quedábamos 800… Varios castings en Bilbao, Barcelona, Valencia, Málaga y Madrid decidirían quienes eran los 50 afortunados que pasarían a la siguiente fase.

Entrada Casting Masterchef

La prueba de Barcelona consistía en presentar un plato, elaborado por el concursante, preparando dos raciones de dicho plato. Había que llevarse todo lo que hiciera falta para presentar el plato. Desde la vajilla, hasta cualquier electrodoméstico que hiciera falta para terminar el plato. Hubo concursantes que se llevaron calentadores, hornillos, batidoras o microondas… Algunos lo traían en tupperwares y otros lo traían todo envasado al vacío o en termos…

Yo opté, como no podía ser de otra manera por el Sushi. En éste caso dos de los Sushi que mejor me funcionan cuando hago algún evento… Mi idea era haber preparado otro plato, pero debido a las limitaciones que imponía el programa, decidí inclinarme por el Sushi, ya que podía llevarlo preparado hasta Barcelona. Lo preparé por la noche, a las 04.00 tomé el bus a Barcelona, y a las 07.30 había llegado a la estación.

Esperando

A las 09.00 de la mañana estábamos convocados todos los participantes en un Hotel de Barcelona. Unas 150 personas entre participantes y acompañantes esperábamos en la puerta. Unas cuantas tomas haciendo la ola para la TV, las fotos de rigor, y pasamos a la sala del casting. Hasta las 11.00 rellenamos una ficha de participación y se repartió el turno de participación. Me tocó el número 20, el último de la primera tanda… Algunos participantes de la última tanda empezarían sobre las 20.00, así que había tenido suerte, y al menos, terminaría pronto para poder regresar a casa.

Emplatando 3

Mientras esperaba mi turno, charlaba con algún otro participante de Zaragoza, nos explicábamos los platos y poco a poco se acercaba mi turno. No me sentía nervioso, incluso en determinados momentos tenía hambre, (supongo que de ver tanta comida por todas partes) y estuve comiendo arroz tranquilamente sentado mientras observaba a los participantes. Algunos de ellos casi no podían colocar los ingredientes en el plato, les temblaba bastante la mano. Durante la espera, me dio tiempo acortar la pieza de salmón que había llevado y poner a macerar con canela y azúcar moreno.

Cuando llegó momento de emplatar mi plato, preparé ocho Nigiri, cuatro del salmón que había puesto previamente a marinar, el Nigiri que yo llamo “Morimoto” y otros cuatro de bacalao ahumado con mermelada de arándanos y salsa ali-oli, el Nigiri que yo llamo “Flameado”. Preparé también una pequeña rosa de jengibre con un poquito de Wasabi con forma de hoja que junto con unos tallos de cebollino y unas huevas de trucha me servirían para adornar un poquito el plato. Preparé también la salsera con salsa de soja con sake y un juego de palillos. Los Nigiri estaban servidos en una tradicional tabla de bambú japonesa.

Durante el tiempo en que estuve haciendo los Nigiri y emplatando, el jefe del casting, no me quitaba ojo a poca distancia de la mesa donde trabajaba.

2 BAndejas

Por fin, cerca de las 13.30, me toco mi turno. Pasé a la sala donde se encontraban los jueces del casting. Tres chicas y un chico. Una de ellas, nada más entrar por la puerta con mi bandeja en las manos, arrugó el ceño y dijo: No, no, no… (Puede que odie la comida japonesa, quien sabe). Otra de ellas no probo el Sushi (supongo que si tienes que probar cien platos, no te apetece hacerlo de todos). La tercera probó un Nigiri “Flameado” que le gustó bastante. El chico se comió el otro Nigiri “Flameado” y un “Morimoto”, diciéndome que le había gustado mucho el gusto final del “Flameado”. Me hicieron unas cuantas preguntas más y listo… Me desearon suerte y me dijeron que ya me llamarían… Puede que haya una repesca, quien sabe…

El otro plato lo tenías que preparar por si te pasaban a otra habitación para hacer una prueba de cámara y preguntarte más cosas. Pero a mi no me pasaron, por lo que no albergo muchas esperanzas de pasar la prueba. Cuando ya salía del Hotel, me crucé con el director del casting, que me deseó nuevamente, buena suerte. No creo que haya pasado, pero la experiencia me ha resultado muy, muy divertida. No me sentí agobiado, presionado o nervioso en ningún momento, ni me desanimé cuando no me pasaron a la otra habitación. Estaba concentrado, tranquilo y relajado… quizá por eso se me olvidó darle la cámara a otro participante para que me hiciera fotos mientras emplataba…

El ambiente entre los participantes fue estupendo, casi diría yo que amigable, no parecía un casting en el que unos competíamos contra otros… La organización estuvo a la altura, y tampoco se le puede poner quejas. El próximo casting, será presencial, en Madrid, y los participantes, ya solo 50 personas, podrán cocinar in situ. De esos participantes, quedarán 30 y luego 15 que serán los que concursarán en el programa MasterChef

GRACIAS A TOD@S los que me habeís apoyado en esta aventura… ya veremos si continúa o si se ha terminado… aún así ha merecido la pena.


Cumpleaños Álvaro

El pasado sábado tuve una comida para 7 personas… Lo más complicado fué encontrar la calle de nombre impronunciable… Se celebraba la fiesta de cumpleaños de Álvaro, el marido de Reyes… como viene siendo habitual en mis últimos trabajos, me recibió su perra, aunque esta vez, sin ladridos ni gruñidos de advertencia…

Ocupé la cocina, extendí todo lo que me hacía falta y comencé a preparar la comida… un poco justo de tiempo, por la tardanza en encontrar la casa…

Comenzamos la comida preparando la ensalada de aguacate con salmón ahumado y zumo de lima que tanto gusta últimamente… Serví también el atún marinado con salsa de soja y sake, con la mesa ya preparada, comenzamos a cocinar…

Álvaro tenía cierto interés en verme cocinar, ya que le gusta bastante la cocina japonesa…

Comencé con las piezas en tempura… 3 gambones por comensal: una pieza solamente en tempura, otra con 7 especias y una tercera con sésamo…

Las primera piezas de sushi fueron lo que llamo “las tradicionales” Hosomaki de atún y Hosomaki de pepino…

Siguieron los Yakitori de pollo con pimientos verdes y ajos tiernos servidos en dos tandas…

Para el peque de la casa, el pequeño Álvaro, hice una pequeña variación y le preparé unas brochetas de pollo, solamente pollo, sin nada más, pero en salsa Teriyaki. Se puso muy contento cuando vio que solamente él comería el pollo de esa manera. Aunque al final lo acabó compartiendo con su hermanita pequeña.

Pasamos a unas piezas de sushi un poco más “experimentales” por así llamarlas. El ya habitual en mis cenas Maki “Ibérico” de queso curado, paté de olivas negras y orégano envuelto en jamón de Teruel, acompañado del Maki “Pure Soul”, una buena combinación de sabores aportada por mi amigo Arturo “Pure Soul” con mango y mermelada de frambuesa, envueltos en Nori.

Mientras seguía cocinando el pequeño Álvaro, se lo pasaba bastante bien probando las diferentes clases de sésamo, las especias, o la fruta que llevaba conmigo para la comida…

La siguiente tanda de sushi, tampoco era lo que podíamos llamar habitual. El Maki “Flameado” de bacalao ahumado, con mermelada de arándanos y cubierta de alioli flameado, junto con el Temari de Carpaccio de Ternera con queso Parmensano y salsa al pesto.

Para finalizar decidieron repetir el Maki “Ibérico” a petición del homenajeado en el cumpleaños y el Maki de atún, que le encanta…

La comida empezaba a tocar a su fin, y les ofrecí unos Kanten de Sake y otros de zumo de mango, ambos con una frambuesa en su interior… De ahí pasaron a la estupenda tarta de chocolate que compartieron conmigo… No estaba atento al reloj, pero creo que cuando terminamos eran cerca de las 17.00 horas…

Muy buen ambiente durante toda la comida, nuevos amigos, y la satisfacción de haber podido ofrecerles mis platos en un entorno estupendo… Gracias chicos por recibirme tan bien, por apreciar mi cocina y disfrutar con ella.