Archivo de la etiqueta: Bacalao Ahumado

Cena con Nieves e Israel

Nieves e Israel me pidieron hacer una cena informal para compartir con sus amigos… la idea era hacer algo de picoteo que pudieran comer de pie… Algunos de los asistentes habían visitado Japón y otros eran amantes de su cocina, como Israel que también hace sus platos de cocina asiática…

Teníamos que andar con cuidado porque teníamos una invitada que era alérgica a los pescados, así que por si acaso preparamos unos Yakitori de Pollo con cebolla y pimiento verde… al final, afortunadamente sólo tuve que eliminar las langostinos cocidos de algunas bandejas para que pudiera disfrutar de los platos sin problemas, ya que sólo era alérgica a las langostinos y no a todo el pescado…

Cocina Isra

Un invitado ponía en duda que Israel tuviera a un cocinero en la cocina preparando la cena… “Anda, era verdad” dijo cuando me encontró en la cocina…

Hosomaki PureSoul

Comenzamos con una propuesta bastante fresca y colorido. El Hosomaki de mermelada de arándanos salvajes con mango.

En la mesa ya teníamos servido el atún marinado en Shoyu y Sake con sésamo blanco, acompañado con una ensalada de aguacate con salmón ahumado, langostinos cocidos, huevas y zumo de lima y pimienta negra en polvo. Unas botellas de vino blanco para Sushi “Oroya” completaban la mesa.

Los Gunkan de Ceviche de salmón con cebolla y cebollino fueron la siguiente pieza de Sushi que degustaron en la cena.

Las primeros langostinos en Tempura con 7 especias, comenzaban a salir a la mesa… a la vez que servíamos los Yakitori, que a pesar de ser para la invitada que tenía alergia, terminaron siendo compartidos en la mesa… que pena que sólo hubiera preparado para una persona… olían maravillosamente y tenían un brillo con la salsa que hacía que resultaran tremendamente apetitosos…

No puedo negar que los Hosomaki flameados de bacalao ahumado, mermelada de arándanos y ali-oli fue lo que tuvo más éxito…repitieron un par de veces… 40 piezas en total… empieza a convertirse en la pieza de Sushi que más gusta y sorprende a mis clientes y amigos.

Hosomaki slmçon

Continuamos con los langostinos rebozados en Panko, que duraron un momento sobre la mesa… y unos tradicionales Hosomaki de salmón que tampoco sobrevivieron mucho más tiempo.

Nieves me comentaba en broma en la cocina que algunos invitados se peleaban por las piezas de Sushi como en el colegio… “Tú te has comido dos…” Para mí fue el mejor halago que me podía hacer en ese momento.

Temari de Carpaccio

Las siguientes piezas de Sushi suelen sorprender a los invitados, ya que muchas personas no piensan en la carne cruda de ternera como un ingrediente para Sushi, que se asocia más con el pescado crudo. Temari de Carpaccio de ternera con queso Parmesano y salsa Pesto. Temari es una variedad de Sushi que consiste en una bola de arroz con un ingrediente en el interior y cubierta toda la bola con un segundo ingrediente, normalmente Nori, que en éste caso se sustituye por el Carpaccio. Algunas personas me dicen que es Sushi italiano.

Unas piezas de Kanten de dos clases cerraron la cena: Sake con rayadura de lima una de ellas y de zumo de frutas del bosque con trocitos de fresas la otra.

la foto

Unos anfitriones, Nieves e Israel, estupendos, que no me dejaron abandonar su casa sin compartir una copa con ellos y sus invitados al terminar la cena. Y unos invitados muy simpáticos y divertidos que desde el primer momento estuvieron abiertos a mis propuestas y que se vieron recompensados al disfrutar de ellas… “quien prueba algo nuevo y lo aprecia, gana 75 días de vida” es uno de mis proverbios japoneses preferidos. Muchas gracias a todos vosotros por permitirme disfrutar al ver cada plato, cada cuenco y cada bandeja regresar vacías a la cocina. Seguro que yo también he ganado algún día de vida… Un placer Nieves. Un placer Israel.

Anuncios

Cena Pilar y Carlos

La cena de hoy era otra pequeña excepción, ya que no suelo hacer cenas para solo dos personas. Pero era el cumpleaños de Carlos y su aniversario con Pilar. Pilar había intentado mantenerlo en secreto, pero al final Carlos terminó enterándose. Pilar dejo completamente en mis manos la elección de los platos que degustarían en la cena.

Al llegar me recibió Onyx, su perra, con una buena sesión de ladridos, pero ya se sabe que “Perro ladrador…” Cuando se calmó un poco, comencé a preparar la cena. Lo primero era lavar y cocer el arroz, marinar el atún, cocer y pelar unos gambones, preparar las brochetas y preparar la ensalada. Cuando Carlos volvió de pasear a Onyx, comencé a servirles la cena… Carlos me avisó que me estaría preguntado todo el rato sobre los platos que les fuera a servir… y como yo estoy encantado de que me pregunten cosas y poder hacer que entiendan o comprendan un poco más la comida japonesa, le contesté que por mi parte estaría encantado.

Antes de comenzar, Carlos probó el Wasabi… ¡Comiéndose un adorno en forma de hojita entero!, incluso los ojos se le pusieron totalmente colorados…

Primero servimos el atún marinado en salsa de soja, sake y sésamo junto con la ensalada de aguacate con gambón cocido, salmón ahumado y huevas, todo regado con zumo de lima…

Prácticamente a la vez les ofrecí las almejas al vapor con Sake y jengibre… Regadas con el caldo de la cocción, quedan muy muy sabrosas…

Continué con unas piezas de piña en Tempura con jamón de Teruel, prescindiendo, como durante casi toda la cena de poner picante, ya que Pilar es bastante sensible a los sabores picantes. Acompañaban a la piña unos gambones, también en Tempura…

El siguiente plato no estaba previsto en el menú, pero decidí incorporarlo como sorpresa, ya que lo había hecho por primera vez, para mi cena, la noche anterior y quedé encantado con el sabor que aportaba la salsa. Basado en una receta de Ferran Adría , les presenté unas navajas Kyoto con una salsa elaborada con setas deshidratadas, jengibre, salsa de soja, cebollino y Sake. Las navajas al escaldarse solamente unos segundos, conservan toda su suavidad. Una vez que desaparecieron del plato, el estupendo sabor de la salsa, hizo que Pilar y Carlos, terminaran mojando la salsa…

A continuación, les preparé el primero de los platos basados en Sushi, haciendo un Maki de bacalao ahumado con mermelada de frambuesa, envuelto en alga y cubierto con salsa alioli flameada… Rápidamente desaparecieron de la bandeja.

Era el turno de un “clásico”: Yakitori de contra-muslo de pollo con pimiento verde y cebolla. Les sorprendió el punto dulce de la salsa… Los brotes de rabanitos que acompañaban a la guarnición de brotes de lechuga roja, rúcula y canónigos, sorprendieron a Pilar por su ligero toque de “sabor a champiñon”…

Pilar comenzó a dar señales de estar comenzando a sentirse llena, así que decidimos pasar directamente al postre. Gelatina de Sake con fresas, completado con un trozo de pastel de chocolate que ellos aportaron, y que me invitaron a compartir con ellos en la mesa junto con una copita de champán.

Dado que ya se daban por satisfechos a pesar de que quedaban un par de clases de Sushi por hacer, decidimos dar por finalizada la cena. Yo decidí preparar un poco de Chirashi Zushi o Sushi “suelto” en el que el arroz se presenta en un bol, en lugar de la tradicional bolita o rollo… Mezclado con salmón ahumado, jengibre fresco finamente picado y sésamo, era una solución estupenda para aprovechar el arroz que había sobrado… Además, así Carlos tenía solucionado uno de los platos de la comida del día siguiente.

A lo largo de la cena Onyx no se perdió detalle de todo lo que estaba cocinando…

Tanto Pilar como Carlos quedaron encantados con la cena. Yo disfruté de una buena conversación mientras se la preparaba y servía. El haber hecho que por un ratito pudieran disfrutar de mi comida, siempre hace que me sienta muy bien al terminar mi trabajo. Gracias por contar conmigo para celebrar un día tan especial y por confiar en mi criterio para la elección del menú. Ha sido un placer trabajar para vosotros .